Posted by on 31 enero, 2017

Blade Runner y otras obras que nos han marcado estéticamente

La primera parte (y a menudo una de las más divertidas) de todo desarrollo creativo es la fase de lluvia de ideas, investigación y bocetaje. Aunque la estética de Dissident: Survival Runner ha evolucionado muchos desde los primeros artes conceptuales, el equipo de arte ha tenido siempre en mente una lista de referencias que compartimos a continuación:

  • Mass Effect. La trilogía de BioWare está inspirando en los últimos años a un sinfín de obras, especialmente películas hechas en Hollywood. James Gunn, por ejemplo, ha reconocido hace poco la influencia de Mass Effect en Guardianes de la galaxia. Y la estética del juego dirigido por Casey Hudson se hace notar en filmes como Oblivion (Joseph Kosinski, 2013) o el remake de Desafío total (Len Wiseman, 2012). Para nosotros, fue una de las primeras obras en las que pensamos al decidir hacer un juego de estética sci-fi.
  • Blade Runner (Ridley Scott, 1982)

    Blade Runner (Ridley Scott, 1982)

    Blade Runner. La referencia indiscutible al pensar en metrópolis futuristas, al menos para los nacidos en los setenta y ochenta. Sus neones, ambientes humeantes, su lluvia incesante y su atestado tráfico aéreo nos han dado alas para concebir la ciudad de Qualdrom.

  • Star Wars. Citar a Star Wars es citar indirectamente a Flash Gordon, los filmes de Kurosawa, el western y las novelas de H. G. Wells. En otras palabras: la tradición del pastiche. Para nosotros ha sido muy importante trabajar con esta idea de pastiche en mente. Juegos como Space Harrier (AM #2, 1985) abrazan esta idea, que consiste en jugar con diversas influencias y descubrir qué resulta de tan imprevisible mezcla.
  • Green Goblin (Marvel)

    Marvel. Quizá una de las influencias más difíciles de notar a simple vista. No está tan presente como otras en cuanto a cantidad, pero ¿de dónde si no podríamos haber sacado el concepto de aerodeslizador para Eris?

  • Mad Max. El equivalente a Blade Runner para los ambientes desérticos. Su estética decadente, caótica, casi monstruosa, nos ha ayudado a dar forma al universo de Yldoon.
  • Animadores norteamericanos. Glen Keane, Richard Williams, Preston Blair…, son muchos los animadores de prestigio que han salido de Norteamérica. Entre sus obras más conocidas destacan Pinocho (1940), Bambi (1942), La sirenita (1989) o ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988), donde han trabajado como directores de animación. En este sentido, la animación tradicional ha jugado un papel fundamental para nosotros, en ocasiones más incluso que la digital.
  • Artistas profesionales de la talla de Alex Nice, Dylan Cole y Harald Belker han puesto la guinda a nuestro proceso de inspiración. De los dos primeros nos quedamos con sus paisajes futuristas (“fantasía científica”, que diría H. G. Wells), y del tercero, con sus excelentes diseños de vehículos de vanguardia.
2D Artist and Illustrator.

Share This: