Posted by on 3 marzo, 2017

Los juegos más difíciles… que de verdad hemos jugado (1ª parte)

El concepto de dificultad es algo de lo que ya hemos hablado en este blog, pues ha formado parte de la naturaleza de Dissident desde su misma concepción. Nos interesa reflexionar sobre la dificultad en los videojuegos en general y en el mercado móvil en particular. Por eso, nos hemos documentado y hemos recordado aquellos títulos que popularmente han supuesto un gran desafío en la historia de los videojuegos. La cosa es que, normalmente, las listas de los juegos más difíciles no difieren mucho unas de otras. Así, para esta ocasión tan especial, hemos encuestado a los miembros de Agaporni Games y el resultado es una lista poco habitual, más personal y sincera, de juegos, o momentos-de-juegos, difíciles —ya sea por la habilidad que requieren con los dedos como por suponer un duro rompecabezas—. Estos son los que más han inspirado el concepto de juego de Dissident: Survival Runner, un verdadero reto al que los jugadores de móviles —creemos— no están demasiado acostumbrados.

  • Broken Sword (Revolution Software, 1996).

    Broken Sword (Revolution Software, 1996).

    Broken Sword. Los juegos de esta saga no son en realidad las aventuras gráficas más complicadas de superar. No al menos como las de LucasArts, Sierra o nuestros paisanos Pendulo Studios. Pero cualquiera que haya probado el primer Broken Sword almacenará traumáticos recuerdos de su visita al “lugar de la cabra”, una encerrona de los diseñadores del juego que nos enfrentaba en un duelo de ingenio a un insoportable chivo.

  • Hard Cops: Uprising. El ejemplo perfecto de memorización de patrones, capacidad de reacción, virtuosismo con los controles y resistencia mental. Este homenaje a los juegos de la saga Contra (Konami), Metal Slug (Nazca Corporation) y algunas joyas de la compañía Treasure (Gunstar HeroesSilhouette Mirage) nos devuelve a una época en que los juegos estaban pensados para durar poco, picarnos mucho y empujarnos a echar otra moneda en la ranura.
  • God Hand (Clover Studio, 2006).

    God Hand (Clover Studio, 2006).

    God Hand. La última voluntad del estudio Clover, parte de la compañía japonesa Capcom, funciona como el clásico juego de enfrentarse a un montón de macarras a mamporrazo limpio pero con un diseño de personajes que recuerda a los villanos de los Power Rangers, si estos tuviesen hijos con los Reyes Magos de Manuela Carmena. Para superar los combates de God Hand se requiere un verdadero esfuerzo físico, llevar al límite nuestros reflejos, armarnos de paciencia frente a los interminables duelos y un poquito de suerte con los ítems que sueltan los contrincantes al morir.

  • Enemy Zero. Kenji Eno, extinto desarrollador japonés entregado en cuerpo y alma a los juegos de terror, creó este Enemy Zero con el firme propósito de convertirlo en una experiencia de juego cruel y despiadada. Sus monstruos invisibles solo podían ser detectados con un aparato que medía el origen y la intensidad del sonido. Estos solo podían ser derribados perfeccionando hasta niveles absurdos el timing necesario para cargar un arma de un solo disparo. Cada fallo era castigado con la muerte inmediata del personaje. Uno de los juegos más difíciles dentro del survival horror.
  • Catherine (Atlus, 2011).

    Catherine (Atlus, 2011).

    Catherine. Este juego traduce la crisis existencial de su protagonista en dos vertientes lúdicas; una narrativa, salpicada de decisiones que desnudan al jugador ante su propio pensamiento como adulto, y otra mecánica, construida como una gran pirámide de cubos que el jugador debe ayudar a escalar cada noche que Vincent se acuesta pensando en su doble romance. Es esta segunda parte la que supone un verdadero reto, a veces por culpa de un control algo ambiguo y desafortunado. En cualquier caso, las pirámides de cubos de Catherine son un desafío estresante, incluso desagradable, pero que al acabar nos recompensa con un merecido sentimiento de triunfo. Como la vida misma.

  • Dark Souls. Vale, esta es la excepción que confirma la regla. Es cierto, dijimos que no íbamos a incluir los típicos juegos, pero es que Dark Souls realmente es un juego popular por su inusitada dificultad…, sobre todo para ser un triple A. El juego de FromSoftware, y en general todas sus entregas, exige una labor casi de investigador para conocer la naturaleza de cada enemigo, sus patrones de lucha, sus puntos débiles. Intenta pasártelo como te pasas la mayoría de juegos de acción y estarás más tiempo resucitando que jugando.
  • Examen. Hemos querido dejar para el final un título de lo más personal e infrecuente. Examen es un experimento de nuestro compañero Luis Navarrete, una mezcla de puzzle y Trivial sobre historia del cine universal que supone un desafío tanto por su gameplay como por su exigente dominio de la materia. En serio, si creéis saber sobre cine, daos un garbeo por Examen y contadnos luego.

Esta es la primera parte de nuestro recopilatorio sobre los juegos más difíciles que hemos degustado y sufrido. ¿Queréis dejarnos propuestas en redes sociales para nuestro segundo artículo? ¡Animaos y compartid vuestras amarguras en Facebook y Twitter!

Share This: